Cointraffic approval

Contralor de la Moneda de EE.UU. cree que DeFi es el inicio de los bancos autónomos

Contralor de la Moneda de EE.UU. cree que DeFi es el inicio de los bancos autónomos

Para Brian Brooks, Contralor de la Moneda en Estados Unidos, la entrada de DeFi supone cambios tanto positivos como posibles riesgos a las personas que usen esta alternativa que fue un boom en el 2020

Comparte este post en tus redes sociales


Brian Brooks es el actual Contralor de la Moneda de Estados Unidos y mediante un artículo de opinión publicado en el portal Financial Times, expresó las posibles regulaciones, riesgos y lo que significa las finanzas descentralizadas (DeFi en inglés) para el futuro.

El artículo hace una comparación sobre la visión que se tenía de los automóviles autónomos y las leyes que se han ido creando para protegernos de otros conductores y posibles accidentes. Igual que el sector automotriz, la banca actualmente regula ciertas actividades para prevenir errores o acciones malintencionadas de los humanos.

Tal como Brooks informa, en el nivel bancario, hay directores de riesgo y de auditorías para evitar fraudes y crímenes vinculados a estas instituciones bancarias. Pero con la entrada de DeFi y el boom que ha causado en el último año, todo es diferente.

Pros y contras

El artículo del Financial Times expresa:

DeFi cambia todo. Aprovecha la tecnología blockchain para brindar servicios sin intermediación humana. Un ejemplo es la creación de mercados monetarios con tasas de interés derivadas algorítmicamente basadas en la oferta y la demanda, tasas que los bancos tradicionales establecen por comité. Otros proyectos de DeFi incluyen intercambios descentralizados que permiten a los usuarios comerciar sin intermediarios y protocolos para préstamos que no involucran a oficiales de crédito o comités de crédito. Aunque estos “bancos autónomos” son nuevos, no son pequeños. Es probable que se generalicen antes de que los autos autónomos comiencen a volar.

Por un lado, estos bancos autónomos, presentan oportunidades para los humanos con decisiones hechas por software que pueden ayudar a reducir los errores al momento de las operaciones bancarias en la compra. Además, de eliminar la corrupción o fraudes al ser manejados por máquinas y no humanos.

Pero así como hay ventajas, también existen riesgos:

Sin embargo, los bancos autónomos también presentan nuevos riesgos. Si la tecnología acelera el retiro de fondos de los depositantes, así como las operaciones de alta frecuencia pueden acelerar las liquidaciones de acciones, eso podría aumentar el riesgo de liquidez en comparación con los bancos tradicionales. La volatilidad de los activos podría ser motivo de preocupación por motivos similares. Y la gestión de las garantías crediticias podría resultar más difícil si los seres humanos no participan en las valoraciones.

Otra de las claves que indica Brooks es sobre la falta de «claridad regulatoria» por parte de Estados Unidos, lo que puede desembocar en reglas que terminen perjudicando todo el sistema implementando por DeFi y el inicio de los bancos autónomos.

Por lo tanto, los reguladores federales deben determinar cómo debería ser un esquema regulatorio para los bancos autónomos. ¿Podrían garantizar un trato justo a los clientes por parte de dicho banco? Por supuesto. La mayoría de los problemas de sesgo y cumplimiento son fallas de software. No es el software que codifica, sino el tipo que está conectado al cerebro humano. El sesgo también puede infiltrarse en las reglas de los algoritmos, pero es más fácil eliminarlo.

Asimismo, sabe que un cambio hacia los bancos autónomos traería consigo cambios como una reducción de personal, con lo cual se crearían también puestos especiales para la supervisión de las operaciones de estas plataformas automáticas.

Por otro lado, piensa que se deben revisar leyes anticuadas para la correcta implementación de DeFi y los bancos autónomos:

Según la ley actual, redactada sobre los supuestos de principios del siglo XX, las cartas solo pueden expedirse a seres humanos. Pero esas reglas anticuadas deben revisarse, al igual que las regulaciones que aún exigen el uso de máquinas de fax.

Brooks finaliza con:

¿Podríamos marcar el comienzo de un futuro en el que eliminemos el error, detengamos la discriminación y logremos el acceso universal para todos? Los optimistas como yo piensan que sí. ¿Cuán diferente sería la banca en los EE. UU. Hoy si los reguladores, banqueros y legisladores fueran tan audaces como los fabricantes de automóviles hace 10 años?

Únete a nosotros en Telegram y Twitter; además puedes escuchar nuestros Podcast

Abre una cuenta en Binance y recibe 10% de descuento en comisiones con nuestro Link