Goldman muestra el interés de los inversores institucionales por las criptomonedas

El banco estadounidense Goldman Sachs ha dado un primer paso entre los inversores institucionales hacia el ecosistema de las criptomonedas. Y lo ha hecho este mes de junio con el lanzamiento de un producto derivado vinculado a la criptodivisa Ether (ETH).

Según la agencia de noticias Bloomberg, Goldman Sachs habría creado este instrumento derivado basado en el precio de Ether y ofrece a otros inversores institucionales exposición indirecta a la criptomoneda.  

El banco estadounidense también estaría planeando el trading en opciones OTC (over the counter) ante el creciente interés por parte de sus clientes en la segunda mayor criptomoneda del mercado por capitalización.

Este movimiento sigue a uno anterior de hace 16 meses cuando el banco negoció sus primeras opciones OTC sobre Bitcoin.

Para los inversores institucionales, esto es positivo porque les permite beneficiarse de la gestión de riesgo por parte de un socio financiero y aumenta la eficiencia del capital, con liquidez y accesos restringidos a los usuarios finales, lo que aumenta su confianza. 

Para invertir en criptomonedas, los ahorradores podían hacerse con ellas directamente u operar en trading con CFD, dado que las alternativas en el mercado de derivados son todavía escasas. 

La agencia también informó que la operación se realizó en colaboración con la firma británica Marex Financial.

Este movimiento por parte del banco estadounidense muestra un mayor interés o apetito de los inversores institucionales por las criptomonedas en un momento en el que el mercado todavía valora la caída de la stablecoin TerraUSD (UST) y unas previsiones macroeconómicas poco halagüeñas. 

Tanto es así que la capitalización del mercado de las criptodivisas cayó por debajo del billón de dólares por primera vez en casi 18 meses el pasado lunes, con Ether un 17% abajo en las últimas 24 horas. 

NDF o non derivable forwards

Los NDF o non-deliverable forwards que ha utilizado Goldman Sachs han experimentado un importante crecimiento los últimos años porque proporcionan una forma de negociar en los mercados al contado allí donde los activos no son transmisibles.  

Los NDF se distinguen de otros productos derivados porque no tienen una mesa de cambio o son transmisibles. Al contrario, las operaciones ser fijan en efectivo en base a la diferencia entre la tasa de cambio en el momento de la operación y la tasa de cambio en el momento de la madurez. 

En marzo de 2021, Goldman volvió a abrir su mesa de negociación para el trading en criptomonedas y empezó a ofrecer contratos de futuros sobre el bitcoin. La entidad había anunciado planes similares en 2018 antes de desechar la idea de una mesa de trading dedicada a los cripto activos, citando incertidumbres regulatorias.

Una vez asentadas las bases que permitían operar con seguridad como la custodia de los activos, el banco utiliza ahora su propio dinero para operar con clientes en una variedad de contratos forward vinculados al precio del Bitcoin. 

Para ello, Goldman Sachs ha creado un equipo en Nueva York para diseñar mercados en cripto activos de la misma manera que lo hacen para instrumentos sobre divisas o acciones. 

Goldman Sachs ha estado operando con contratos de futuros sobre el bitcoin en el CBOE y el CME los últimos cuatro años y facilita a sus clientes liquidez para estos futuros. Como ocurre con el bitcoin físico, la entidad ha repetido insistentemente que no es probable que vaya más allá en el mercado de las criptomonedas físicas hasta que tenga el respaldo de los reguladores estadounidenses.

De momento, Goldman explora el potencial de la tokenización y de las stablecoins como forma de modernizar los sistemas de pagos. De hecho, contemplan lanzar una criptomoneda una vez que JPMorgan Chase lanzara su propio token digital. Mientras, a los pequeños inversores les queda el trading en CFD. 

Salir de la versión móvil