Cointraffic approval

Bitcoin en El Salvador: Impacto e Implicaciones

Con este suceso se confirma el hecho de que Bitcoin no es ajeno en la agenda de los mandatarios

Comparte este post en tus redes sociales


Sin lugar a dudas una de las noticias que mas impacto tuvo en el ecosistema este fin de semana fue el anuncio del Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, sobre la introducción de Bitcoin a su nación como moneda de curso legal.

La noticia tuvo lugar el domingo 6 de junio en el marco de la Bitcoin Conference en la ciudad de Miami, EEUU. La verdad fue para muchas personas, viniendo de un presidente, una inesperada noticia. Incluso muchos asistentes de la Bitcoin Conference 2021 expresaron euforia:

Días después, el 9 de junio, la «Ley Bitcoin» fue aprobada. Pocas páginas bastaron para decir que Bitcoin se equipara a la moneda de curso legal del país, el dólar. Ello, sin perjuicio de la aplicación de la normativa  que se aprobó en el año 2000 para reconocer aquel como medio de pago de curso legal en el país:

Según esta ley, a partir de poco tiempo, Bitcoin se podrá usar en El Salvador para:

  • Pagar impuestos;
  • Referir precios de bienes y productos en el mercado;
  • No pagar ganancias de capital sobre operaciones realizadas con Bitcoin;
  • Liberarse de deudas, obligando así al acreedor a aceptarlo como medio de pago.
  • Crear el BUNDESAL, o Banco de desarrollo, que será quien promueva la formación de los ciudadanos sobre el uso y manejo de este activo, y proveerá del hardware necesario. Si el 70% de la población salvadoreña no tiene acceso a servicios financieros, difícilmente iban a usar Bitcoin sin tener  conocimientos mínimos necesarios ni smartphones con acceso a internet.

Quienes estamos al sur del Rio Bravo no estamos acostumbrados a recibir este tipo de noticias, quizá adelantadas, de  los jefes de Estado. En una región donde estamos acostumbrados al estatismo, inflaciones e hiperinflaciones, el hecho de que un mandatario declare que Bitcoin se reconoce como dinero de curso legal, mueve muchas fibras.

Es importante determinar el impacto y las implicaciones que dicha decisión conlleva en el escenario local, regional y global.

Impacto 

El Salvador desde hace aproximadamente 20 años usa el dólar estadounidense como moneda oficial del país. Lo cual originaria una interesante competencia de monedas en la que las personas pudieran escoger la que mejor se adapte a sus necesidades. Adicionalmente, si Bitcoin prospera, daría inclusión al sistema financiero al 70% de la población que está desbancarizada.

El mismo presidente Bukele ve una ventaja en el uso de Bitcoin para las remesas que envían hacia El Salvador, ahorrando 6 mil millones de dólares en comisiones de intermediación.

Como es de esperar, si El Salvador ofrece condiciones para que muchas empresas del ecosistema ingresen a dotar de la infraestructura necesaria para llevar a la realidad este novedoso proyecto, y si todo marcha en buena forma, es probable que muchos países sigan el ejemplo. Muestra de ello son los tweets publicados por Nayib Bukele y un diputado de Paraguay:

Implicaciones

Teóricamente la novedosa propuesta de Nayib Bukele tiene elementos que de concretarse exitosamente, puede ser algo favorable para El Salvador como nación y todo el desarrollo económico que esa propuesta genere. La cuestión esta en que la realidad es menos romántica. No es intención de este articulo ser  aguafiestas, como firme creyente de Bitcoin, todo lo que contribuya a su éxito me alegra y si bien Bitcoin no necesita de ningún presidente en el mundo para que funcione, este acontecimiento ratifica el hecho de que Bitcoin ya esta en la agenda de los mandatarios. Independientemente de como salga este experimento, el acontecimiento es relevante.

Al inicio señalé que la moneda oficial de El Salvador es el dólar estadounidense, pues bien, según fuentes ,la relación deuda/PIB de El Salvador es del 90,17%. EEUU no vería con buenos ojos un país que si bien y en base a estas cifras, empiece a alejarse del dólar y acercarse a Bitcoin. La jugada es buena para El Salvador en el sentido que adopta moneda dura en vez de una divisa en la que no tiene control en su emisión (Con Bitcoin tampoco tienen control en la emisión). La diferencia es que mientras con el dólar, si EEUU imprime mas billetes, disuelve el valor de las reservas salvadoreñas, en cambio con Bitcoin al ser de emisión deflacionaria, en términos generales gana en valorización en el poder adquisitivo.

El entorno político de El Salvador es de todo, menos calmado. Cicatrizado por guerras civiles y otros proyectos políticos, nadie garantiza que la decisión de su actual presidente sea continuada por administraciones venideras. Solo si el beneficio de usar Bitcoin origina tal progreso material en la población que sea difícil reversar por medios políticos su implantación. A titulo personal afirmo: Con los políticos nunca se sabe.

A manera de similitud, lo ocurrido con Elon Musk, que en su momento fue alabado por muchos referentes de la comunidad Bitcoiner y su posterior rechazo, aun cuando lo de El Salvador es un acontecimiento en pleno desarrollo, si su presidente se ve obligado a echar para atrás todo esto por presiones internas y externas (EEUU), puede ser no solo una mala publicidad que afecte su imagen, sino que también Bitcoin se vería arrastrada por las narrativas de los grandes medios de comunicación transnacionales. El Leviatán tiene muchas maneras de atacar y censurar, no hay que olvidarlo.

Fundamentalmente, el principal problema que existe en la decisión de Nayib Bukele, es el educativo. Bitcoin como tema realmente no es fácil de explicar y digerir. Bitcoin difícilmente va a prosperar si no se instruye a la población  en educación financiera y luego si, introducirse en Bitcoin. La idea no es mala per se, pero debe superar el escollo de la realidad interna y externa, de infraestructura, y de educación.

Únete a nosotros en Telegram y Twitter; además puedes escuchar nuestros Podcast

Abre una cuenta en Binance y recibe 10% de descuento en comisiones con nuestro Link