Luego de varios retrasos, Spencer Dinwiddie inicia la tokenización de su contrato con los Brooklyn Nets, un vehículo de inversión digital con potencial atractivo para los atletas profesionales - Criptotendencias - Noticias de bitcoin, criptomonedas y blockchain

Luego de varios retrasos, Spencer Dinwiddie inicia la tokenización de su contrato con los Brooklyn Nets, un vehículo de inversión digital con potencial atractivo para los atletas profesionales

El jugador de la NBA para los Brooklyn Nets inició su periodo de inversión en su proyecto de tokenización de contrato, una puerta que se abre para los atletas profesionales en la búsqueda de explotar sus marcas personales

Luego de varios retrasos, Spencer Dinwiddie inicia la tokenización de su contrato con los Brooklyn Nets, un vehículo de inversión digital con potencial atractivo para los atletas profesionales
Comparte este post en tus redes sociales

Tras meses de confrontación e intentos de entendimiento con la NBA, el guardia de los Brooklyn Nets, Spencer Dinwiddie, realizó el lanzamiento de la tokenización de su contrato, con una parte de este, 13.5 millones de dólares, disponibles para inversores que adquieran los tokens ‘SD8’ por medio de la plataforma blockchain de DREAM Fan Shares, una fórmula que puede ser la puerta de entrada a nuevas formas de inversión y una herramienta atractiva para los atletas

Tras dos interrupciones en el lanzamiento de su contrato tokenizado, Spencer Dinwiddie, un esencial jugador en esta temporada para los Brooklyn Nets en la NBA, alcanzó un hito al tokenizar finalmente parte de su contrato de 34 millones de dólares gracias a la tecnología blockchain, en la cadena de bloques de Ethereum, 13.5 millones de dólares disponibles para adquirir por medio de fichas de inversión, 90 tokens denominados ‘SD8’, que podrán ser adquiridos por inversores, inicialmente como un bono de tres años, de participación mínima de 150.000 dólares, con un 4.95% de interés base mensualmente, según explicó el jugador en una entrevista reciente a Forbes, donde además se explica que el periodo de inversión inició este lunes 13 de enero y terminará el próximo 10 de febrero.

La plataforma, cuyo lanzamiento se retrasó inicialmente en octubre del pasado 2019, permitirá a los inversores verificados y calificados por parámetros legales previos, obtener ganancias al estilo hipotecario por el contrato de Dinwiddie, por medio de préstamos con retorno con intereses y bonos, a través de las fichas de inversión, que debido a regulaciones de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), no podrán comercializarse durante un año, por lo que el jugador deberá esperar para el siguiente paso de su plan, que es ofrecer de forma masiva las fichas ‘SD8’ a un total de 10.000 inversores.

En concreto, asegura Dinwiddie, la NBA terminó por reconocer que no estaba incumpliendo ninguna regla con la tokenización de su contrato, por lo que luego de meses de negociación, pláticas y acuerdos legales, el jugador puede centrarse en desarrollar una idea que, por el momento, luce con un potencial interesante, al liderar lo que puede significar un nuevo hito para los valores tokenizados en el mundo deportivo, incluso más allá de éste. De igual forma, parece que la NBA aún continúa revisando los planes de Dinwiddie, al comunicar según Forbes:

Los asesores de Spencer Dinwiddie nos proporcionaron hoy nueva información sobre una versión modificada de su idea de token digital, que estamos revisando para determinar si la idea actualizada está permitido según las reglas de la liga

La iniciativa servirá para que Dinwiddie tome potencialmente 13.5 millones de dólares de su contrato en forma de préstamo comercial. Por otro lado, la firma Securitize se encargará de ser el «agente de transferencia digital y socio tecnológico», según explicó en Twitter recientemente el CEO de la compañía Carlos Domingo, quien no dudó en destacar la labor y el coraje de Dinwiddie como un innovador, al presentar el primer token de seguridad de inversión para deportistas profesionales del mundo.

Un experimento a escala con gran potencial

Entre las principales reacciones a la noticia, diversos personajes del espacio cripto aparecieron durante los días para mostrar su respaldo a la iniciativa de Dinwiddie, quien además prometió que llevaría a ocho inversores a la semana del Juego de las Estrellas de la NBA si terminaba siendo elegido para participar. Entre ellos, podemos destacar al cofundador y socio de Morgan Creek Digital, Anthony Pompliano, quien comentó que estaba «promoviendo una nueva forma para que los atletas y los fanáticos se relacionen entre sí».

De igual forma, recientemente la tokenización del contrato de Dinwiddie generó halagos por parte de Ryan Selkis, el CEO de la firma de datos cripto Messari, quien definió la iniciativa como «un experimento digno», mostrándose entusiasmado con la idea de que «una de las principales aplicaciones asesinas que la criptografía incorporará en los próximos años es el acuerdo de participación de ingresos simbólica», a través de una publicación en su reciente  boletín titulada «Lanza tu tiro, Dinwiddie».

Para Selkis, el formato que utiliza Dinwiddie es parecido a una Cuenta de Ahorro Individual (ISA), que define como «la titulización de una parte de su flujo de ingresos futuros. Los vendedores reciben efectivo (o servicios en especie) por adelantado, luego aceptan pagar un porcentaje de sus ingresos durante un período fijo de tiempo», señalando que este formato ha sido utilizado en Estados Unidos en el mercado de préstamos estudiantiles, pero que asegura van mucho más allá del «concepto de ISA como una forma moderna de servidumbre por contrato». Selkis, detalla:

Soy un comprador neto de contratos deportivos simbólicos como precursor de la adopción generalizada de ISA, y considero que los bonos Dinwiddie son simplemente los primeros en una serie de contratos de alto perfil que aprovechan una tecnología mucho más eficiente (criptografía) que los intentos anteriores de similares estructuras a través de los mercados de valores heredados (…) Si los contratos de entretenimiento tokenizados tienen éxito a gran escala, podría generar una exposición muy necesaria a un instrumento que podría ayudar a una nueva generación de prestatarios (…)

Además, entre las reflexiones de Selkis, detalla características para esta clase productos, como que «los contratos de los atletas profesionales son enormes, por lo que es más fácil impulsar la liquidez y el interés en los instrumentos tokenizados», además menciona que como los contratos suelen ser de duración fija y las carreras de los deportistas son «relativamente cortas», el «plazo de recuperación es corto, y los beneficios de la emisión y la inversión generalmente se acumulan durante el mismo período». Y agrega:

Los tokens Dinwiddie podrían generar una nueva forma de participación de los fanáticos. Uno que atiende a los benefactores ricos al principio, pero finalmente se extiende a los fanáticos de todo tipo. Y una que finalmente abre la puerta para que individuos y marcas de bajo perfil ofrezcan tokens de «marca» similares

Tokenización, un nuevo mundo para mejorar la experiencia de los fanáticos

Sin duda alguna, los cumplidos por la intención de Dinwiddie abren, aunque sea, un nuevo enfoque de posibilidades para atletas profesionales, apostando por la tokenización para generar nuevas experiencias para fanáticos, una pieza primordial en la iniciativa según afirma el guardia de los Nets, así como un vehículo de inversión a dos puertas, con beneficios que podrían verse atractivos para entusiastas y atletas.

Por ahora, los primeros pasos de Dinwiddie están dándose, y aunque es pronto para sacar conclusiones, podemos al menos visualizar una interesante iniciativa que, por un lado, representa un mecanismo poco explorado a estos niveles de exposición para atletas profesionales, mientras que por el otro, y en el mismo sentido, significa un desafío para las organizaciones que intentarán regular estos productos según los reglamentos y parámetros contractuales actuales, como es el caso de la NBA.

Otro punto interesante para ver, es si la fórmula no sirve solamente para atletas profesionales, sino también para músicos y artistas, creadores de contenido y personas con potenciales marcas personales a las que puedan servir esquemas parecidos, que brinden una experiencia nueva y más cercana para los fanáticos. Aunque, por el momento, quedará por ver la capacidad del proyecto de bono Dinwiddie y su desarrollo al llevar el concepto de los grandes inversores -posiblemente también fanáticos-, con una entrada de 150.000 dólares, a un lanzamiento masivo que pueda llegar a los pequeños inversores, que sin duda alguna representan una importante población de fanáticos interesados en participar.

En el mundo del fútbol, la Juventus en Italia ya está sacando provecho de la tokenización con sus fanáticos.

Únete a nosotros en Telegram y Twitter