▷¿Qué es la Prueba de Autoridad (PoA)? - Criptotendencias - Noticias de bitcoin, criptomonedas y blockchain

¿Qué es la Prueba de Autoridad (PoA)?

Los proyectos criptográficos se basan en diferentes métodos para validad sus transacciones, aquí te explicaremos PoA

Prueba de Autoridad
Comparte este post en tus redes sociales

Los protocolos de consenso en la blockchain, son una parte fundamental de su tecnología y su naturaleza descentralizada. Básicamente las pruebas de consenso son las que permiten a la blockchain trabajar de forma armónica. Esto gracias a que permite establecer unos parámetros y reglas claras, para aceptar y verificar multilateralmente la información manejada por la red, con la participación individual de cada una de las partes de la misma. Todo ello sin necesidad de dar a conocer información privilegiada para tal acción, y que en ultima instancia, esa información quede grabada de forma inalterable en la blockchain de la red.

Suena complejo, y lo es. Para los desarrolladores manejar pruebas de consenso seguras es un verdadero dolor de cabeza, sin embargo, la tecnología en este punto ha avanzado bastante y contamos con pruebas muy buenas para resolver estos casos. Sin embargo, cada prueba tiene ventajas y desventajas únicas, que las hacen más o menos escalables o plausibles a medida que las necesidades de la tecnología blockchain evoluciona. Es esta misma razón la que nos llevo de la Prueba de Trabajo (PoW), la primera y más extendida prueba de consenso de la tecnología blockchain, nacida para hacer posible el Bitcoin y derivadas inmediatas, hasta llegar a la Prueba de Participación (PoS), que salio a la luz gracias a su implementación en PeerCoin.

Tanto PoW como PoS, son protocolos de consenso seguros y muy probados en la actualidad, pero la evolución de los mismos y la creación de nuevos no se ha detenido, y dicha evolución es lo que ha dado origen a la Prueba de Autoridad (PoA), una prueba de consenso que viene a cambiar muchos de los conceptos ya implantados sobre la tecnología blockchain.

¿Qué es una Prueba de Autoridad?

La Prueba de Autoridad (PoA), un mecanismo de consenso alternativo donde existen ya varios nodos de autoridad preaprobados, que reciben el nombre de selladores. Es una forma modificada de Prueba de Participación (PoS) en la que, en lugar de tener una cierta cantidad de activos retenidos como valor, se usa la identidad. En este contexto, identidad significa la correspondencia entre la identificación personal de un validador en la plataforma con la documentación emitida oficialmente para la misma persona, es decir, la certeza de que un validador es exactamente lo que esa persona representa.

Representación de los tipos de prueba, PoW, PoS y PoA.

Representación de los tipos de prueba, PoW, PoS y PoA.

Para que la prueba funcione en primer lugar, cualquier nuevo nodo que desee agregar debe ser votado por el conjunto de nodos de autoridad actualmente aprobados, lo que le brinda un control total sobre qué nodos pueden sellar bloques en su red. Para asegurarse de que un firmante malintencionado no pueda hacer daño a la red, cualquier firmante puede firmar como máximo uno de una serie de bloques consecutivos.

Al igual que en PoS, en el consenso de PoA, la identidad también es escasa. Pero a diferencia de PoS, solo hay una identidad por persona. Con PoA significa que debes revelar voluntariamente quién eres a cambio del derecho a validar los bloques. Esto significa que los beneficios que obtienes de él son públicos y también lo son las acciones nefastas que podrías emprender. La identidad puesta en juego puede servir como un gran ecualizador, entendida y valorada por todos los actores. Las personas cuya identidad (y reputación por extensión) está en juego para asegurar una red están incentivadas para preservar la red.

Si bien muchos podrían estar en contra de este sistema de consenso debido a que abandona el concepto de privacidad de las criptomonedas, no deja de ser interesante para proyectos blockchain de redes privadas distribuidas, en la que la identidad de los validadores se conoce, pero el resto de sus usuarios es privado. Ante el hecho que esto significa  y la escalabilidad que otorga son muchos los proyectos que se han visto interesados por este sistema, entre ellos Ethereum, que ya prueba este algoritmo en su red de pruebas Rinkeby.

¿Cómo iniciar una red PoA?

Para iniciar una red PoA solo basta seguir con los siguientes pasos:

  1. Elegir las entidades del mundo real que controlaran la red. Estas serán las autoridades de la misma, y deberán tener todos los datos de la misma reflejados de forma pública.
  2. Cada autoridad debe ejecutar un nodo paridad y crear una cuenta.
  3. Las autoridades deben intercambiar las direcciones de sus cuentas y colocarlas en el contrato de especificación o validador.
  4. Todos los nodos de autoridad deben ejecutar una paridad de instancia con la especificación acordada.
  5. Los nodos de usuario adicionales también pueden conectarse a la red.
  6. Comenzar a usar la red como cualquier red pública (transacciones, contratos, etc.).

Esta solución por ejemplo es perfectamente aplicable a Ethereum, ya que software como geth y Parity, ofrecen soporte para usar la prueba de consenso PoA.

Ventajas del Sistema

Si bien el consenso de PoA se está implementando en algunas cadenas de bloques públicas, aún carecen de la verdadera descentralización que Bitcoin y Ethereum tienen en este momento. Aunque la finalidad de PoA no es crear redes completamente descentralizadas, sino más bien crear un equilibrio que pueda sacar provecho de lo mejor que puede ofrecer la descentralización y la centralización.

Algunas de las preocupaciones con el modelo de PoA es que esta, es más o menos una versión ligeramente más distribuida de un sistema centralizado que aprovecha la capacidad de este ultimo para ser eficiente.  Este hecho es lo que ha sembrado cierto escepticismo en las comunidades de blockchain públicas, pues no ven con buenos ojos este sistema. Además el sistema habilita la creación de sistemas bancarios en la que, los validadores (bancos) pueden vetar o restringir de cierta forma las transacciones con lo cual se rompería la libertad que las blockchain y su desarrollo pregonan.

Otra preocupación es que algunas personas simplemente no se preocupan por su reputación. Esto podría llevarles de mala manera si ven que la obtención de beneficios supera con creces el hecho de perder su reputación.

Por otro lada, las ventajas de una red de consenso PoA son bastante obvias. Mayor eficiencia en los tiempos de transacción y el consenso general de la red, por lo que aumentaría enormemente la escalabilidad de las mismas. Adicionalmente avances tecnológicos pueden ayudar a asegurar aún más esas redes en las que los validadores son independientes entre sí y susceptibles a la intervención de terceros.

Únete a nosotros en Telegram y Twitter