Bitcoin, un sistema de moneda - Criptotendencias - Noticias de bitcoin, criptomonedas y blockchain

Bitcoin, un sistema de moneda

Artículo 3 de «La Triada de Bitcoin».

Bitcoin, Un Sistema de Moneda
Comparte este post en tus redes sociales

El dinero no solo son monedas y billetes, el dinero es cualquier cosa que las personas estén dispuestas a usar para representar sistemáticamente el valor de otras cosas con el fin de intercambiar bienes y servicios.

El Dinero como Lenguaje

El dinero es un lenguaje que los seres humanos creamos para comunicarnos valor mutuamente, es una abstracción lingüística que usamos para expresar valor unos a otros, un sistema lingüístico simbólico de representación de valor. El dinero no es «valor» por sí solo, de hecho, usamos dinero para intercambiar cosas de valor, productos, servicios, gestos, pero no hay valor en el dinero mismo, en los billetes o monedas, estos son una representación abstracta de cuánto valoramos las cosas — si no es una abstracción de valor, es un trueque —.

La referencia de dinero más conocida es la moneda, que es una pieza estandarizada de un material resistente, normalmente de metal acuñado en forma de disco y con los distintivos elegidos por la autoridad emisora y la cual se emplea como medio de cambio por su valor legal o valor intrínseco.

El dinero es una construcción fundamental de las civilizaciones, un artefacto tecnológico social, durante la historia de la humanidad diversas formas de dinero han sido creadas en distintas épocas y con cada innovación de dinero se ha requerido de desarrollos tecnológicos y de una disrupción mental para su implementación. Una tecnología que ha acompañado a las civilizaciones y ha permitido que estas operen en grandes números de individuos cooperando recíprocamente. Usamos el dinero para expresarnos, crear lazos, relaciones humanas; creamos organización con el dinero.

El dinero es una de esas cosas que está profundamente arraigada en las sociedades, una tecnología que muchos desconocen cómo funciona, pero cuando comienza a funcionar mal y eso trae consecuencias, en ese punto el interés de conocer más en detalle sobre el dinero surge en algunos, en realidad es un privilegio de algunas sociedades no prestarle atención al funcionamiento del dinero. El dinero no es una construcción de las autoridades a pesar de que la mayoría tenga esa noción que es el resultado de siglos donde todas las formas de dinero han provenido de ciertas fuentes de autoridad. El dinero es una construcción de los individuos, su esencia es ser una herramienta para construir una red de intercambio de valor de acceso de mutuo.

Funciones del dinero:

Una forma común de definir el dinero es a través de las funciones que tiene. Este enfoque tradicionalmente sugiere que el dinero debe cumplir tres roles fundamentales:

  • Reserva de valor, retener y guardar valor de una manera razonablemente predecible en el tiempo.
  • Unidad de cuenta, un patrón de medida de precios para valorar productos y servicios.
  • Medio de intercambio, comunicar valor entre unos y otros para obtener bienes y servicios.

Un cuarto rol, una función impuesta en el dinero fiat (forma de dinero fiduciario caracterizado por el respaldo legal de un Estado) y que no es considerada por la academia, es ser un:

  • Sistema de control

La historia está escrita con ejemplos donde los gobiernos han usado el dinero emitido por las instituciones bajo su jurisdicción para controlar y regular a sus gobernados.

Los bancos centrales son las instituciones encargadas de supervisar, regular y administrar el sistema monetario y financiero dentro de una jurisdicción, en pocas palabras, pueden controlar cuánto vale el dinero, estos no pueden cambiar el valor nominal impreso en el dinero, pero sí pueden reducir su valor con la inflación, la devaluación, expansión monetaria, ajuste de tasas de interés, entre otros. Claro, los bancos también buscan mantener el valor del dinero para que el costo de vida sea estable y el dinero mantenga su poder adquisitivo.

En la actualidad hay cientos de millones de personas viviendo en países donde sus monedas de curso legal han perdido el valor sustancialmente durante los últimos años, cayendo en un espiral de la muerte que parece no tener fondo, imponiendo medidas de control y regulaciones extremas sobre el uso del dinero, buscando corregir la mala administración de los recursos del estado, resultante de una equívoca gestión de liderazgo, conflicto bélico, social, político, religioso o de un perverso juego geopolítico. Algunos países bajo esta situación son: Argentina, Sudán del Sur, Sudán, Venezuela, Zimbabue, República Islámica de Irán, Angola, Surinam, Liberia, República Democrática del Congo, Yemen, Libia, Sierra Leona, Nigeria, Turquía, Uzbekistán, Kirguistán, Pakistán, Siria, entre otros.

Los pueblos sufren, las pérdidas son socializadas muchas veces de una manera granular y en cámara lenta al nivel que muchos no lo perciben de forma inmediata, hasta que las consecuencias golpean y cuando los efectos golpean, muchas veces noquean. Los que más sufren son los pueblos invisibles, los que no tienen voz, los individuos quedan fuera de las redes de intercambios comerciales donde podrían conseguir donde relacionarse para obtener algún negocio o simplemente una oportunidad fuera del ecosistema depredador en el que están habitando. La inflación puede llegar a destruir el valor de la mano de obra, los ahorros, el trabajo de la gente, sus negocios, mientras el dinero continuamente pierde valor con el tiempo, cada vez es más difícil mantenerse y mucho menos poder salir adelante. La inflación golpea y tumba, la hiperinflación golpea y aniquila a los pueblos.

Esto es solo haciendo referencia a crisis monetarias limitadas a la jurisdicción donde la moneda circula (país), pero qué sucede cuando a esto se le suma una crisis económica global, a veces originadas por disrupciones a gran escala entre las naciones con las economías más grandes y que sus monedas también son dinero en otras naciones, simplemente las crisis en los pueblos invisibles aumentan, se hacen más grande, sus monedas aceleran el proceso de pérdida del poder adquisitivo.

La solución para unos es poseer activos que produzcan valor de tal manera que se benefician de la inflación, su propiedad aumentará de valor, sus deudas serán más fáciles de pagar, sus negocios generarán más flujo de efectivo, mientras que no ganan poder adquisitivo, ya que su dinero pierde valor, pueden generar algo de riqueza de sus activos productivos después de pagar deudas e impuestos. Esto puede ser una opción en un periodo de inflación, pero en hiperinflación la depredación es casi absoluta.

La realidad es que la gran la mayoría de las personas solo tienen su trabajo en el dinero y ahorros. Las personas no tienen una fuente alternativa de dinero, y quedan a expensas de la inflación, hiperinflación y del estado de derecho de sus gobernantes, un esquema donde las ganancias son privatizadas y las pérdidas socializadas, un sistema de empoderamiento de unos pocos sobre muchos.

Quién controla el dinero controla a otros. Con Bitcoin no controlas el dinero de otros, con Bitcoin controlas tu dinero, tienes autoridad irrevocable y total sobre tu dinero, tienes soberanía sobre el dinero que posees. En Bitcoin nadie está en control, nadie puede controlarte.

Bitcoin es una fuente alternativa de dinero y es libre de una autoridad central en control, pero esto implica que Bitcoin no sea un sistema paternalista, es un sistema de responsabilidad personal.

La Esencia del Dinero:
En un enfoque amplio, el dinero está basado en dos principios universales, la esencia del dinero es:

  • Convertibilidad universal: la alquimia del dinero, el dinero como alquimista es un medio universal de intercambio que permite a las personas convertir casi todo en casi cualquier otra cosa. Nos permite convertir fuerza laboral en productos, servicios y viceversa.
  • Confianza universal: el dinero es un sistema de confianza mutua universal, que funciona de manera eficiente. Lo que establece esta confianza es una red compleja y de largo plazo de relaciones políticas, sociales y económicas. Es una alucinación cultural compartida, una construcción psicológica que funciona convirtiendo materia en mente, pensamiento. Esta confianza es universal porque trasciende cualquier diferencia cultural, geográfica, filosófica, política, etc.

Una nueva forma de dinero implica la construcción de una infraestructura para su red (funcionamiento) y también de una revolución cognitiva para adoptar la innovación de dinero, es decir, cambios de comportamientos, hábitos y estos son promovidos por la conceptualización del dinero como herramienta, necesidades y/o el uso masivo.

La revolución no ocurre cuando la sociedad adopta nuevas tecnologías, sucede cuando la sociedad adopta nuevos comportamientos.

Nociones sobre el Dinero
Hay dos nociones fundamentales profundamente arraigadas en las sociedades sobre el dinero

  1. La noción de que el valor es conferido por la autoridad.
  2. La creencia de que la funcionalidad está ligada al control unilateral.

Son nociones que son traspasadas y heredadas de generación en generación acompañando la evolución de las civilizaciones y dictando los patrones de diseño del dinero, estas nociones parecen contradecir la forma elemental de las relaciones humanas —la interacción persona-a-persona— que es la forma más primitiva de comunicarnos, operar sin intermediario y sin la necesidad de un sistema de confianza jerárquico es nuestra forma intuitiva de relacionarnos.

Dinero, la Primera Aplicación de Bitcoin:

Bitcoin es una red, una moneda, una tecnología, y en su conjunto el protocolo permite lograr ciertas funciones de confianza de manera descentralizada, todo esto crea las bases para un sistema monetario donde el dinero que usamos para guardar y comunicar valor unos con otros de forma descentralizada, eficaz y segura es la moneda «bitcoin».

Bitcoin es una criptomoneda y la primera aplicación es ser «dinero centrado en su red», una red que permite reemplazar la confianza en las instituciones, la confianza en las jerarquías, la confianza en la autoridad, por la confianza en el efecto de red. El «Consenso Global Descentralizado Emergente» es un proceso inherentemente dinámico que actúa como el árbitro de la verdad, resolviendo cualquier desacuerdo sobre las transacciones, la emisión de monedas y seguridad de manera que nadie tiene el control.

Un conjunto de reglas sin gobernantes, Bitcoin está respaldado por el poder computacional distribuido y está estrictamente regulado y controlado de manera descentralizada por algoritmos matemáticos que ofrecen resultados objetivos, medibles, racionales y predecibles, son resultados que son de conocimiento público.

Bitcoin permite así su primera aplicación de ser «dinero», un sistema monetario donde no hay clientes, no hay servidores, no hay instituciones, no hay bancos, no hay organizaciones, no hay reguladores, no hay deuda, no existe una ficción legal en la que hay que acordar para participar, lo que existe es una red, una moneda y una tecnología que no pueden ser separados, esto permite emerger un sistema monetario con pilares fundacionales que fomentan el acceso universal a las finanzas básicas y el derecho a poseer dinero libre de riesgo de contraparte.

Una forma de dinero alternativa que es abierta, neutral, descentralizada, sin fronteras e incensurable, una moneda que existe fuera de cualquier contexto de plataforma, libre de jurisdicciones geopolíticas, cualquiera puede acceder a esta moneda sin la necesidad de identidad, Bitcoin no reconoce a las personas, la personalidad no es requerida y esto protege a los usuarios de cualquier denegación de servicios a este sistema. Bitcoin representa una innovación en dinero, haciendo que el dinero sea completamente independiente del medio de transporte subyacente y convirtiéndolo en un tipo de contenido independiente, Bitcoin transforma el valor en datos puros lo que hace que las transacciones sean incensurables, en este sistema no hay juicio moral o legal, sólo existe una validación autónoma a nivel técnico de un conjunto de reglas.

Crimen, Dinero y Bitcoin:

Si es dinero, lo usas para adquirir productos y servicios. Por definición, el dinero es algo que puedes usar para comprar cualquier cosa, si no puedes usarlo para comprar cualquier cosa, no es dinero, puede ser un cupón, puntos de fidelidad, una tarjeta de regalo, una ficha, pero en realidad no es dinero. Si viene con restricciones de cómo puedes usarlo, no es dinero, porque ha perdido una de sus propiedades fundamentales, ser «medio de intercambio». Cómo los criminales, narcotraficantes, pornógrafos, etc. usan el dinero de curso legal de tu país ($, €, £, BsS), también «pueden» usar bitcoin, simplemente porque es dinero.

La herramienta no es el crimen, la gente comete crímenes.

Cuando intentas resolver el crimen a través del control del dinero, la organización que impone el control sobre dinero se convierte en el criminal y usa el dinero como un sistema de control sobre la población. La realidad es, que la gran mayoría usará el dinero para construir un futuro y establecer relaciones de comercio libre de restricciones y una minoría lo usará para cometer sus fechorías. Al final, eso es lo que hacemos los seres humanos con el dinero.

Para cerrar, la mejor manera de resolver un problema es eliminado sus causas. Bitcoin remueve del dinero: permisos, fronteras, centralización, parcialidad, ventajismos, preferencias, censura; esta moneda transforma la experiencia de comunicación de valor.

Recurso adicional en video: La Pizarra de Bitcoin #0002 

 

Nota: este artículo es el segundo de la serie «La Triada de Bitcoin» y la lectura en conjunto al primer artículo «¿Qué es Bitcoin?» y segundo artículo «Bitcoin, Consenso Global Descentralizado Emergente» amplía enormemente la experiencia de lectura.

 

Aníbal Santaella

Twitter @a_santaellas

Canal de YouTube Aníbal Santaella

Canal de Telegram

 

Únete a nosotros en Telegram y Twitter; además puedes escuchar nuestros Podcast

Abre una cuenta en Binance y recibe 10% de descuento en comisiones con nuestro Link