Cointraffic approval

FMI insta a los reguladores a mayor supervisión de las criptomonedas

El organismo ve el ascenso de las criptomonedas como un riesgo para los países a largo plazo

Comparte este post en tus redes sociales

En un informe titulado El auge de los criptoactivos plantea nuevos desafíos para la estabilidad financiera, emitido el martes 12 de octubre por el Fondo Monetario Internacional(FMI), plantea el auge de las criptomonedas como un desafío al actual sistema financiero mundial y a la estabilidad macroeconómica de los países.

Si bien reconocen que el uso de las criptomonedas han dado mayor inclusión a las personas, alegan que toda oportunidad plantea una serie de riesgos:

Los criptoactivos abren un nuevo gran abanico de oportunidades: pagos rápidos y fáciles. Servicios financieros innovadores. Acceso inclusivo para partes del mundo previamente «desbancarizadas». Todo esto ha sido posible gracias al ecosistema de criptoactivos.

Pero las oportunidades traen consigo desafíos y riesgos. En el último Informe sobre la estabilidad financiera mundial (informe GFSR) se describen los riesgos que plantea el ecosistema de criptoactivos y se ofrecen opciones de políticas para ayudar a navegar estos mares ignotos. 

El informe establece que los criptoactivos no cuentan con sólidas políticas de operación, gestión de riesgo y gobernanza, asi como el uso para perpetrar ataques de rasomware. Si bien estos acontecimientos no han tenido mayor impacto en la estabilidad financiera mundial, a medida que hay una mayor adopción, el ecosistema tendrá mayor aceptación general:

Los riesgos de protección de los consumidores siguen siendo considerables dados los limitados o inadecuados requisitos de información y supervisión. Por ejemplo, más de 16.000 vales o tokens han sido cotizados en varias bolsas y en la actualidad existen alrededor de 9.000, mientras que en cierta forma el resto han desparecido. Por ejemplo, muchos de ellos carecen de volúmenes, o sus creadores han abandonado el proyecto. Algunos probablemente fueron creados exclusivamente para fines especulativos, o directamente para cometer fraude.

El informe dedica un párrafo a las stablecoins o monedas estables:

Las criptomonedas estables —que procuran anclar su valor por lo general al del dólar de EE.UU.— también están creciendo a un ritmo vertiginoso, y su oferta se cuadriplicó a lo largo de 2021, hasta alcanzar los USD 120.000 millones. No obstante, el término «criptomoneda estable» abarca un muy diverso grupo de criptoactivos y puede ser engañoso. Dada la composición de sus reservas, algunas criptomonedas estables podrían estar sujetas a situaciones de pánico, que repercutirían en el sistema financiero. Tales situaciones podrían obedecer a inquietudes de los inversionistas acerca de la calidad de sus reservas o la velocidad a la que sus reservas pueden liquidarse para hacer frente a posibles rescates.

Fuente: FMI

Fuente: FMI

El FMI reconoce que son las economías de los países en desarrollo quienes encabezan la tendencia en la adopción de las cripto. Sin embargo, dicha adopción sería inconveniente si las personas empiezan a usar más los criptoactivos que las monedas locales, así como riesgos asociados a la protección al consumidor y a la integridad financiera.Otro de los riesgos a considerar serían la supuesta facilidad en el uso de las criptomonedas para la evasión fiscal, y una considerable disminución en las ganancias derivadas del derecho de emitir moneda (señoreaje) de los gobiernos.

Respecto a la minería, el FMI cree que el uso de energía por parte de quienes ejercen esta actividad puede incidir en un aumento en el CO2 en los países, debido a la gran cantidad de energía que exigen estas actividades.

Como medidas para «atajar» el avance de las criptomonedas, el FMI insta a los gobiernos a una mayor vigilancia, así como una mayor coordinación entre países para garantizar una mejor supervisión.

Los reguladores nacionales también deben dar prioridad a la adopción de las normas mundiales existentes. Las normas relativas a los criptoactivos en la actualidad se circunscriben en gran medida al lavado de dinero y propuestas sobre exposiciones de los bancos. Sin embargo, otras normas internacionales —en ámbitos como la regulación de títulos-valores, así como pagos, compensación y liquidaciones— quizá también sean aplicables y merezcan atención.

Quizá como un mea culpa, el FMI admite que el auge de las criptomonedas puede ser consecuencia de la falta de credibilidad por parte de las personas en el sistema financiero tradicional, no obstante, insisten en fortalecer sus políticas y proponen acelerar la implementación de las divisas digitales de bancos centrales o CBDC:

En algunas economías de mercados emergentes y en desarrollo, la criptomonetización puede ser consecuencia de la escasa credibilidad de los bancos centrales, sistemas bancarios vulnerables, ineficiencias en los sistemas de pago y acceso limitado a servicios financieros. Las autoridades deberían dar prioridad a fortalecer las políticas macroeconómicas y analizar los beneficios de la emisión de monedas digitales de bancos centrales y mejorar los sistemas de pago. Las monedas digitales de los bancos centrales pueden ayudar a atenuar las presiones de criptomonetización si permiten atender la necesidad de mejores tecnologías de pago.

Únete a nosotros en Telegram y Twitter; además puedes escuchar nuestros Podcast

Abre una cuenta en Binance y recibe 10% de descuento en comisiones con nuestro Link