Cointraffic approval

Ley de Gresham y Bitcoin en Venezuela

Comparación entre el Dólar y Bitcoin como la reserva de valor ideal a usar en Venezuela.

Comparte este post en tus redes sociales


Muchas personas dentro del ecosistema cripto afirmamos que Bitcoin es una solución en busca de un problema. En los países llamados de Primer Mundo quizá Bitcoin no sea apreciado por sus cualidades, debido a que sus sistemas monetarios son relativamente estables. Es improbable que un ciudadano estadounidense aprecie la necesidad de atesorar Bitcoin dado que con una inflación aparente del 2% anual del dólar, puede ésta considerarse adecuada como reserva de valor. Pero en Venezuela, por ejemplo, con un una inflación de 2% que se origina en minutos, cabe considerar si Bitcoin puede servir para proteger los ahorros de la erosión en el valor de poder adquisitivo.

En Venezuela experimentamos dos hechos económicos que se gestaron en los últimos años de forma sucesiva. Primero experimentamos la Ley de Gresham, la cual establece que el dinero malo desplaza al dinero bueno. Esto se ejemplifica que ante dos monedas del mismo valor nominal, se guardaba la de mayor valor percibido, en otras palabras, se gastaba el bolívar y se guardaba el dólar, el cual surge de forma espontánea ante la necesidad de obtener un mejor «dinero». Luego, en ausencia de leyes de curso legal efectivas, se hizo patente el cumplimiento de la Ley de Thiers, que enuncia que el dinero bueno desplaza al malo, y en la práctica se establece que el dólar es la divisa usada en la mayoría de las transacciones comerciales del país es comúnmente aceptada, y el bolívar tiene un uso muy marginal.

Si establecemos a manera de ejercicio al dólar como «dinero malo», y al Bitcoin como «dinero bueno», puede darse el caso que un venezolano se pregunte…: ¿Por qué calificar al dólar como «malo» si es aceptado no sólo en mi país, sino afuera? Un dólar es un dólar desde enero a diciembre…¡el dólar vale más que el bolívar y todas las demás monedas!

Todos estos argumentos a favor del dólar son válidos hasta que nos damos a la tarea de analizarlos en profundidad. Sucede también que la inercia generacional ha obrado en las creencias de las personas: El hecho de ser el dólar la moneda de reserva mundial les da un estatus de omnipresencia mundial que no se discute, pero sí se cuestiona. En el fondo, el dólar aún no ha resuelto la crisis venezolana. Se entiende que lo que ocurre en nuestro país va más allá de lo económico, pero no nos desenfoquemos del asunto, que es determinar si la Ley de Gresham puede cumplirse en Venezuela con el dólar y el Bitcoin.

…De hecho, los bitcoiners que viven en Venezuela si cumplen con ese postulado.

Dólar Estadounidense…¿Dinero Malo?

Ciertamente el dólar es utilizado no sólo en Venezuela, alrededor del 62% de las transacciones a nivel mundial se realizan en dólares (fuente). La mayor parte de las materias primas y recursos energéticos tales como el petróleo se pagan en dólares, y la mayoría de los países usan el dólar como reservas internacionales, o sea, dinero para afrontar sus compromisos con los demás países y/o respaldo para sus monedas locales (tasa de cambio).

La razón de este dominio surge por una inercia generacional originado en 1944 mediante los acuerdos de Bretton Woods, el el cual se estableció al dólar como la moneda de reserva mundial. Esto surgió como consecuencia de que EEUU poseía dos tercios de las reservas de oro mundiales, y su infraestructura industrial no se vio afectada por los destrozos de la Segunda Guerra Mundial. El dólar cotizaba a una tasa de 35$ por onza de oro y a su vez, todas las demás monedas a nivel global estaban ancladas al dólar. Este sistema se vino abajo producto del despilfarro ocasionado por EEUU durante los años 60 y por las guerras en las que incurrió en esa época. Como consecuencia de ello, en 1971 el Presidente Richard Nixon desvinculó al dólar del oro. Este acontecimiento ocurrido hace 50 años dio inicio a que el dólar y por extensión todas las demás monedas a nivel mundial tuvieran libre flotación, en otros términos pasan a ser dinero respaldado, en teoría por la producción de bienes y servicios de los países, pero en la practica, se pueden emitir a capricho de los gobiernos. En esencia, carecen de respaldo real.

En el caso particular de los EEUU, por tener el privilegio de emitir dólares, se ha visto desincentivado a producir bienes y servicios. Como consecuencia de ello, muchos empleos fueron deslocalizados  y enviados a países donde había mano de obra barata, debilitando así su base industrial. EEUU carece de incentivos para fabricar algo dado que al encender la imprenta, obtiene bienes y servicios de los demás países del mundo a cambio de exportar solamente dólares.

El dólar ha perdido más del 90% de su poder adquisitivo desde 1913. Si evidenciamos la pérdida del poder adquisitivo del bolívar, es lógico que viviendo en Venezuela se va a buscar una moneda cuyo poder adquisitivo erosione menos. Al ser el dólar la menos mala de las divisas, la elección es obvia.

Un dólar es un dólar de enero a diciembre…pero a juzgar por la imagen anterior, en diciembre puede que valga un «poco menos». Esta erosión en su valor es producto de la inflación (Si, en EEUU sí hay inflación)debido a su constante y ahora acelerada tasa de emisión de su divisa:

Una de las características fundamentales que debe tener el dinero es ser una excelente reserva de valor, que es la capacidad de conservar su poder adquisitivo en el tiempo sin degradarse en el proceso.

Bitcoin Como Dinero Bueno

Bitcoin surge como una propuesta atractiva si lo analizamos en el estricto sentido monetario para Venezuela. No es la moneda de reserva mundial, pero su ubicuidad juega a su favor. Se puede transferir Bitcoin las 24 horas del día, los 365 días del año a cualquier parte del mundo con bajos costos de transacción. La emisión de Bitcoin está regida como recompensa dada a aquellos encargados de confirmar las transacciones y colocarlas en la cadena de bloques (mineros), comportándose de manera deflacionaria:

La volatilidad de Bitcoin luce a primera vista como un punto en contra, así como la relativa estabilidad del dólar luce como una ventaja. Bitcoin todavía es un mercado inmadura donde la capitalización de mercado es muy baja, y personas y/o instituciones pueden mover su precio al alza o la baja. Sin embargo, su volatilidad a lo largo del tiempo luce atractiva respecto de la tasa inflacionaria del bolívar:

Compárese el gráfico anterior con el siguiente:

Lo fundamental de Bitcoin en su propuesta de valor es que sus transacciones son incensurables. Ningún gobierno tiene la capacidad de impedir, censurar y detener ninguna transacción. Bitcoin no es un gobierno, no es una corporación y no tiene un punto centralizado donde pueda ser atacado.

Dadas estas características, es obvio determinar cual es el dinero bueno, y cual el malo. La única barrera de entrada a Bitcoin es informarse correctamente sobre su funcionamiento, aunque no sea más que aprender a descargarse y utilizar una Wallet adecuada. La realidad venezolana obliga a adaptarse a la precaria infraestructura tecnológica sobre la cual dispone el país.

Para las personas que adoptan Bitcoin, que lo entienden, usan Bitcoin como reserva de valor. Son los llamados HODLers, quienes ahorran Bitcoin a mediano y largo plazo. En el contexto venezolano y en la medida que las posibilidades lo permiten, se usa el dólar como medio de intercambio y se usa el Bitcoin como método de preservación de la riqueza. Mientras más pronto se informe, eduque y adopte a Bitcoin como dinero «bueno», mejor.

Únete a nosotros en Telegram y Twitter; además puedes escuchar nuestros Podcast

Abre una cuenta en Binance y recibe 10% de descuento en comisiones con nuestro Link