Input your search keywords and press Enter.

Transformando el sistema electoral con la blockchain

En un mundo donde los avances en informática se dan a pasos agigantados, no es raro ver que ciertos espacios conservadores, comienzan a verse transformados para adaptarse a las nuevas tecnologías, pese a la reticencia de algunos bien sea por desconocimiento o por determinados intereses.

Uno de esos espacios tan “cerrados” de los que hablamos, es el de sistema electoral. A lo largo del mundo, muchos países aún siguen implementando sistema de votación manual con lápiz, papel y cajas de votación, en pleno siglo XXI. Todo ello implica retrasos en el proceso que da pie a manipulaciones y distorsiones en el sistema que nadie quiere. El rompimiento de un ejercicio democrático y la violación de la privacidad de este ejercicio se sirven en la mesa.

Pese a los avances en informática, el sistema electoral ha permanecido prácticamente inalterado. Y pese a que desde hace año existen sistema de votación electrónicos, su adopción no es extendida por diversas razones:

  1. Desconfianza en el sistema debido a desinformación en cómo funcionan. La mayoría de las personas desconocen cómo funcionan estos sistemas y sus mecanismos de seguridad. Muchas veces la desinformación es originada por los propios actores de la contienda.
  2. Desconfianza en el desarrollo de hardware y software. La mayoría del hardware y software de los sistemas de votación electrónicos actuales es privativo. Esto significa que el software usado para las votaciones es imposible de auditar públicamente puesto que es un secreto empresarial.
  3. Fallas en las implementaciones de seguridad de la red de interconexión. Generalmente las máquinas de votación se conectan a Internet de forma plana, lo que da pie a manipulaciones y ataques MITM (Man-In-The-Middle) u otros tipos de ataques cibernéticos que pueden permitir alterar los datos de votación.
  4. No existen garantías en el secreto del voto.
  5. Es imposible realizar un reconteo de votos. Esta es una debilidad subsanada por sistemas de votación híbridos, en las que las maquinas emiten un comprobante impreso, que si puede ser recontado. Sin embargo, muchos aún desconfían del sistema pese a esta medida.

Sin embargo, estas debilidades pueden ser fácilmente subsanadas usando una tecnología que va floreciendo hoy en día, la blockchain.

¿Qué es la blockchain?

La blockchain, es una estructura de datos en la que la información contenida se agrupa en conjuntos (bloques) a los que se les añade metainformaciones relativas a otro bloque de la cadena anterior. Todo ello en una línea temporal, usando técnicas criptográficas. Esto permite que la información contenida en un bloque solo puede ser repudiada o editada modificando todos los bloques posteriores. Esta propiedad permite su aplicación en entorno de datos públicos distribuido muy seguro que contenga un histórico irrefutable de información.

La blockchain puede cambiar todo el mundo como lo conocemos

El uso de la criptografía asimétrica y las funciones de resumen o hash, han permitido la implementación de un registro (ledger) distribuido con un gran nivel de seguridad.

La seguridad y veracidad del sistema es alcanzada, respaldada y mantenida por todos los participantes del sistema. Es por ello que la tecnología blockchain es especialmente adecuada para escenarios en los que se requiera almacenar información sensible sin posibilidad de modificación. Todo ello sin recurrir a una entidad certificadora, lo que permite:

  1. Almacenamiento de datos seguro.
  2. Transmisión de datos mediante una red descentralizada de pares.
  3. Confirmación y verificación de datos a nivel atómico mediante un proceso de consenso entre los nodos participantes.

Sistema electoral basado en la Blockchain

Frente a estas ventajas nos podemos preguntar lo siguiente: ¿Existen algún sistema electoral que use el potencial de la blockchain para agregar la confiabilidad, rapidez y seguridad de esta tecnología?

Pues la repuesta es: Si existen, y muchos de ellos son contendientes ya bien formados en esta área. Veamos algunos de ellos:

Agora

Agora es un sistema electoral, seguro y confiable en la blockchain. Agora, un proyecto derivado del Instituto Federal de Tecnología de Suiza en Lausana. Agora es una plataforma dedicada a garantizar elecciones transparentes y verificables en todo el mundo. Esto se hace almacenando de forma anónima los votos en un libro mayor inmutable, ofreciendo así acceso instantáneo a los resultados de las elecciones.

Coinstack

Detrás de Coinstack, está la empresa Blocko quien la creo en el año 2016. Coinstack está construida de forma tal que los desarrolladores puedan aprovechar las múltiples opciones que ofrece el SDK (kit de desarrollo de software) y las API (interfaz de programación de aplicaciones).

Coinstack funciona en la blockchain de Bitcoin y también es compatible con los contratos inteligentes de Ethereum, al mismo tiempo que permite la creación de una red blockchain propia de “forma segura y transparente”.

Voatz

Voatz se inició en 2015 después de ganar un hackathon en SXSW. Comenzaron un experimento para combinar los últimos avances en tecnología. Teléfonos inteligentes con biométrica y tecnología de cadena de bloques para hacer que la votación sea más accesible y, posiblemente, evadir la coerción de votantes en ciertas circunstancias. Desde entonces, Voatz se ha convertido en un grupo de personas apasionadas, todas trabajando para que la votación sea lo más segura, accesible, fácil y segura posible.

Blockchain para asegurar el voto

Pese a que los sistemas de blockchain son extremadamente seguros, estos no son una bala de plata. Varios expertos en ciberseguridad opinan que este sistema solo sustituye ciertos riegos conocidos por otros. Si bien estos riegos son bastante más complejos y costosos de utilizar, por ejemplo:

  1. Ataque de 51%: donde el 51% del total de la red de nodos esté en manos de un atacante mal intencionado que opere en contra de la fiabilidad del sistema. Ciertamente esta debilidad es conocida y hay muchas de evitarlas, no se puede pasar por alto.
  2. Ataque eclipse: que se basa en controlar la comunicación del sistema. Los nodos de la cadena de bloques deben permanecer en comunicación constante para poder comparar datos. Un atacante que se haga con el control de las comunicaciones de un nodo podría engañarlo para que acepte datos falsos que, en apariencia, proceden de la red. También podría manipularlo para que desperdicie recursos o confirme transacciones falsas.
  3. Ataque al software de contacto con la blockchain: en este caso ataque al software final que pone en contacto a la persona con la blockchain. Entienda una wallet software o cualquier GUI que permita la interacción con blockchain.

Sin embargo, estos tres vectores de ataques son conocidos y existen técnicas para evitar la explotación de los mismos. Sin agregar que el hecho de que los proyectos sean Open Source, permiten la auditoria y mejora del código para hacerlos más resilentes a estos y otros ataques que puedan conocerse. Y esto último puede aplicarse al desarrollo y fabricación de hardware, agregando aún más seguridad al sistema.

Sin duda alguna, la blockchain tiene un inmenso potencial de transformar al mundo. La pregunta final es: ¿Está el mundo preparado para aceptar y afrontar dichos cambios?

Apasionado por el mundo de la tecnologías y el Software Libre. Activista en las comunidades de soporte y desarrollo de GNU/Linux (Debian, Ubuntu y Gentoo). Blogger y redactor de todo lo relacionado con tecnologías.